viernes, 19 de septiembre de 2014

My Name is Kim Sam Soon


¿Qué sucede cuando nuestra autoestima está por los suelos? Ahora súmale saber que tu novio te puso el cuerno, que no te aceptan en ningún trabajo porque te dicen fea y gorda...bueno ni tu familia te ayuda ya que eres explosiva, mal hablada, gritona, refunfuñona y bueno....te sientes en el suelo. Esto le sucede a Kim Sam Soon, una repostera cuya vida se va cada vez más en picada.


Las oportunidades (y el amor) se encuentran en cualquier parte y para Sam Soon, la llegada de estas dos cosas sucede en el baño de hombres mientras lloraba a moco tendido por la infidelidad de su ex novio. Sí, en el baño de hombres, ya que allí conoce a al heredero e hijo de la dueña del hotel donde se encuentra: Hyun Jin Hun, un joven guapo y rebelde menor que ella y que casualmente está en busca de una repostera para su restaurante llamado "Bon Appetit".

Al principio ella no quiere pero él la presiona a tal grado de sacar de quicio a cualquiera y como Sam Soon no se deja y no se queda callada le hecha bronca a Jin Hun cada vez que puede: se pelean todo el tiempo y se gritan como desquiciados no importando el lugar. Y las cosas se ponen mejor cuando ella decide trabajar en el restaurante y cuando los dos se dan cuenta que no importa la edad, posición social o el físico; sino cuando eres tú mismo frente a la otra persona y te acepta como eres.

Un dorama gracioso pero a la vez desesperante por los dos protagonistas: uno por terco, despreocupado y  con sus aires de "aquí se hace lo que yo digo" y la otra gritona, berrinchuda, terca de esas que no se dejan. Sam Soon a veces me sacaba de quicio, tal vez porque me identifiqué mucho con ella que hasta una amiga me recomendó este dorama diciendo que me ayudaría bastante con mis problemas. Y sí, Sam Soon es una persona con la que te puedes identificar y con situaciones que también has vivido alguna vez. Sólo esperamos encontrarnos a un hombre rico y guapo, sería lo único que falta.

Comedia y tensión no faltaron en este dorama. Recomendable sí, pero ten preparados unos tapones para el oído porque los gritos y peleas no harán falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada